R_666  STUFF

INTERVIEW / Javier Soto

SOTO / SURF / ART 

Soto is one of those unique characters who come from my little land.

I respect him as surfer because I truly believe that he is a real one. But beyond this, I wanted talk to him about the million of interesting things that take a part of his huge soul so... If I were you, I'd prepare a nice coffee and spend the next half hour reading calmly and learning deeply_

SOTO / SURF / ARTE

Soto es un tipo atípico con el que comparto intereses y tierra.

Le respeto mucho como surfer por el (nada) simple hecho de ser un verdadero surfer. Pero, más allá de ésto, llevaba un tiempo con ganas de charlar acerca de ese millón de cosas interesantes que forman parte de su vida y subyacen bajo su alma.

Vamos, que si yo fuese tú, me prepararía un buen café y destinaría mi próxima media hora a leer con calma y aprender profundamente _

¡Buenas man! ¡Guay tener por aquí! ;)
Bueno, antes de nada, cuéntanos un poco de dónde vienes y eso...

Hola… Mi nombre es Javier Soto y actualmente resido en la población costera de Navia, en el occidente asturiano. 
Hijo de emigrantes gallegos, nací un 29 de Enero de 1975 en la localidad suiza de ST GALLEN. Nos trasladamos a Navia cuando tenía 4 años y desde ese momento Navia ha sido mi residencia hasta la edad universitaria. 
Con 19 años me fui a estudiar Bellas Artes a Bilbao y allí me quedé unos quince años, pero después de muchos viajes y muchos cambios, Navia ha vuelto a ser mi residencia casi fija jajaja.

¡El otro día me enseñaste una foto con Occy de hace la hostia! Y ya andabas por ahí surfeando. ¿Cómo surge tu interés hacia el surf? ...Supongo que en aquellos años no sería la movida blanda y descafeinada que es hoy.
Nosotros conocimos el surf a raíz de la cantera local surgida en Tapia de Casariego, gente de una quinta anterior y que a su vez estaban influenciados por los locales más antiguos de la zona que habían conocido a los hermanos Hulley, de Australia. Hay que pensar que de aquella no existía ni internet ni los móviles y todo iba más lento. Las ambiciones eran las de probar algo nuevo y salir a la aventura, por supuesto sin información de partes de oleaje ni nada parecido
Tú salías con tus colegas, en bici y cargando las tablas.. ¡Y a funcionar!
¡Alguna vez en invierno tiene aparecido la guardia civil por la playa a buscarnos por orden de nuestros padres! Para ellos era un sufrimiento jajaja

Oye, ¿cómo era la escena en el entorno de Navia? Molaría saber cómo os las ingeniábais para conseguir material, estar un poco al día de la movida, mover a diferentes playas...Supongo que el contest de Tapia os marcó bastante, ¿no?
Concretamente en Navia nuestro grupo empezó siendo una pandilla de skaters y, según íbamos creciendo, nos llegaban más influencias del surf hasta que acabamos abandonando las calles por las olas. 
Fue una evolución lógica marcada por el auge del surf. Tanso su llegada a España por el País Vasco y Francia, como por la tradición surfera de Tapia de Casariego. Para nosotros el cto de Tapia nos abrió las puertas a un mundo nuevo. En aquella época llegar a tu playa y ver a los sudafricanos, portugueses, ingleses... Sufeando tus olas con aquel nivel era algo realmente emocionante, a lo que, además de el aprendizaje, se suman grandes amistades surgidas con algunos de aquellos pros que venían a competir. 
Clyde Martin,  por ejemplo, era uno de los sudafricanos más punteros y estuvo todo un invierno en Frejulfe viviendo y surfeando. ¡Imagínate lo que aprendimos con aquel tío! ¡Y ya si te llevaba en su furgo a sufear a oliñas o Foz: extasis total!
Eran tiempos mágicos para todos. Nosotros fiplábamos al sufear a diario con la élite del circuito EPSA y ellos flipaban de estar en una región con un potencial increíble y sin gente. Fue magia pura.

En tema de material ya íbamos en bus a Gijon a comprar cosas. También estaba Abiyoyo y Uluru (surf shop) en Tapia, donde nos surtíamos de todo lo necesario para surfear.
Para nosotros Tapia era el vínculo principal con la “movida surfera" de la época, pues los locales más veteranos sabían a donde ir con las diferentes condiciones. En nuestro caso, cogíamos un bus hasta Tapia y si allí estaba mal o desfasado cruzabas los dedos para que alguno de los locales de Tapia te llevara a la zona de Foz y alrededores. Recuerdo que uno se plantaba en la zona de la playa a esperar o nos íbamos al café Moderno, que era el centro de reunión de la peña surfer.

¡Era una auténtica odisea pero lo pasábamos en grande!
Ni que decir tiene que eso era la tónica habitual del fin de semana pues entre semana nuestros padres no nos dejaban ir  a la playa jajaja.

Hablábamos de cómo ha cambiado el surf. Imagino que dichos cambios aún son más acusados en un tío que vive en un pueblo pequeño, y a tomar por culo, que para alguien de un entorno urbano como Gijón o Zarautz.
¿Cómo has experimentao tú toda esta 'evolución'? ¿Qué sensación te produce todo ésto?

El surf va cada vez más acorde a los tiempos, para lo bueno y para lo malo. Me explico. 
Por ejemplo, antes era un puto lío del carajo comprar un taco de parafina o arreglar un toque, cosa ahora resulta totalmente factible en cualquier lugar y de manera inmediata. Ésto hace que se valoren mucho menos cierto tipo de detalles.
Ahora los chavales tienen tres o cuatro tablas al año y medios para empezar, mientras que antes tu tabla era tu norte vital: te había costado Dios y ayuda ahorrar para comprarla, aprobar todo en junio, portarte bien etc etc… Eso hace que tu tabla fuera sagrada y, literalmente, te enamorabas de ella. Y por supuesto, no te cuestionabas si era muy grande o muy estrecha, simplemente te sentías de puta madre porque tenías tu propia tabla y eso era grandioso.

 

Yo empecé en invierno compartiendo un Morey Boogie y una lycra robada en el campeonato de Tapia con dos hermanos. Te la ponías y al agua. Así en turnos de tres personas, sin traje ni ostias, a pelo con aquella lycra milagrosa (que no hacía nada, pero cuando deseas algo tan fuerte la mente te prepara para todo). Eso ahora sería impensable. 

Creo que en las ciudades todo evolucionó mucho más rápido, pero ya te digo que para nosotros Tapia fue un oasis en medio del desierto puesto que no era habitual que, en aquellos años, una población tan pequeña viviese el surf con tanta pasión como allí se hizo.

Lo que echo de menos es que ver a gente en el agua que disfrute del mar,  que trate de entenderlo y que ese conocimiento se tirasmita a su forma de surfear, es decir, lo que los australianos denominan soul surfer. 
Casi nadie entiende que una tabla de surf o un determinado tipo de ola se va a adaptar a ti. Tú debes de tener la capacidad de interpretar el mar cada día y saber qué necesidades necesitas para surfear en tu capacidad individual. Da igual que te compres el último modelo de tabla de Kelly Slater, eso no garantiza que vayas a surfear como él. 
Veo mucha gente que surfea técnicamente muy bien pero sin alma, sin fluir con el medio… Eso es lo que realmente echo de menos. 
Si las playas cada vez están mas llenas de gente es un tema de moda y mercado y eso ya no me afecta tanto como antes porque es inevitable. Tenemos ejemplos por todo el mundo. Sin embargo, sí echo de menos una actitud más surfer entre la gente que coge olas.

Luego llega un punto en que empiezas a coger olas grandes. Pero grandes que te cagas. ¿Se debe, quizás, a un hastío hacia el surf convencional causado por todo eso que estamos hablando?
Bueno, aquí hay que puntualizar. Yo nunca me he considerado un surfer de olas grandes sino un tío al que le gusta sufear a diario y que, además, de vez en cuando, pilla unas olas un poco más grandes de la media normal. 
Yo siempre digo que necesito olas un poco más grandes que la media porque soy un poco alto y peso bastante, con lo cual me siento más gusto con olas de fuerza jajaja.
Me considero un tío muy afortunado porque puedo disfrutar de un baño en Salinas con medio metro al igual que un baño más potente en spot de olas grandes. Realmente surfeo porque me divierte y es en cada momento cuando decido qué olas coger según lo que me pide el cuerpo. 
Es cierto que durante años me centraba más en las olas de tamaño porque venía de vivir en Sopelana y el aprendizaje con la gente de allí en ese tipo de olas (Meñakoz, Mundaka, Roca Puta o la derecha de Deba) para mí fue clave. Ahora mi tendencia quizás sea la de buscar olas menos grandes pero más técnicas, por eso digo que no me considero un especialista de olas grandes. Eso es otro deporte

Otro asunto es que me encanta experimentar con tablas retro, twi fins, single fins etc. El surf debe ser un ejercicio de libertad y expresión por encima de todo, por eso el tema de las olas grandes lo dejo para gente mucho más preparada y cebada que yo en esas condiciones. Lo que pasa es que de vez en cuando me uno a esas excursiones de salvajes aunque no siempre tengo ganas de meterme en esos berengenales jajaja.

¿Qué supone para ti entrar al agua un día de esos? Seguramente las sensaciones no tengan nada que ver con las de un baño normal. ¿Es una especie de renacer?
Cuando ves un parte que sabes que son las condiciones perfectas para cualquiera de esos spots algo te hace estremecer y la noche anterior puede que llegues a dormir dos o tres horas como mucho pensando en el día siguiente.


Yo personalmente no hago nada para aclimatarme a la situación que se avecina en el agua. Cuando estoy fuera chequeando las olas, casi siempre pienso en la serie más grande y yo comiendo en la zona crítica para mentalizarme. Siempre tengo algo de acojone, pero lo que sí es cierto es que cuando me pongo el traje me trasformo y todo son pensamientos positivos. No existe en mi cabeza la idea del fracaso o del fallo en una ola. Nunca sopeso que puedo fallar, simplemente cuando veo la ola llegar hacia mí la remo y a por todas. 
También es cierto que las he pasado canutas alguna vez. La peor ocasión fue en que una ola me aplastó contra la tabla y me destrozao las dos rodillas. Ahí hubo daños serios sumados a un bloqueo mental que duró casi tres años antes de volver a sufear el spot donde me rompí.

Lo de renacer... Yo lo veo más como un crecer.


Cuando sales del agua después de una sesión así, tu interior crece porque has sido consciente de que las condiciones de la naturaleza han estado muy por encima de lo que teóricamente tú podrías soportar, sin embargo lo consigues a base de habilidad, destreza y coraje. Y esto te sitúa en un principio de realidad mucho más humilde y cercano a los demás.
En mi caso me hace sentir mejor persona.

Suena casi mística esa conexión con el mar y los pocos que estáis ahí dentro durante esos días. ¿Temes que con la popularización del surf de ola grande toda esa esencia se vaya a tomar por culo también?
Claro que existe ese riesgo. 
El surf en general va en aumento: tanto la gente que lo practica como las modalidades. Todo se está ramificando dentro del surf, tanto por el mercado de marcas como por el perfil de gente que lo practica. Todo el mundo tiene cada vez más tablas de diferentes tipos etc etc. 


El tema de olas grandes está sufriendo un auge muy importante por toda la relevancia en medios de comunicación y a nivel de espectáculo. Está pasando lo mismo que en otros deportes. Antes te decían que correr 30 ó 40 minutos era muy sano y ahora la peña corre medias maratones como si nada o incluso se hacen un 'ironman' sin ser profesionales. Es decir, se está vendiendo a la gente, ya no el concepto de deporte unido a vida sana, si no la idea de deporte para convertirte en un 'superhombre' capaz de correr 42 kms en dos horas y pico o bajarte una ola de 7 metros en Nazaret. 

Como no, el surf es una víctima de este espectáculo por sus cualidades innatas de desafío a la naturaleza. Por ejemplo, puedes observar como un alemán o un ruso se baja una ola en Nazaret de 8 m haciendo tow, cuando ese mismo tío no sabe sufear convenientemente una ola a remada de metro y medio. Ahí es donde el mundo del surf, movido por interese mediáticos, está lanzando un mensaje equivocado a la sociedad. 
Antes el mensaje era: coge a tus amigos y disfruta de un día de sol y olas con ellos. Ahora el mensaje es: coge a tus dos colegas y vete a un sitio de olas grandes a pegarte unos bajones y publicarlo en internet.Ese es el error. se pierde la esencia y se construyen mentes confusas y personas frustradas (en el mejor de los casos)  o muertas por una ola gigante (en el peor).

 
Hay que olvidarse del ego para surfear, somos parte de algo muy grande llamado naturaleza y nuestra cabeza nos impide disfrutar de ello. En ese sentido se corre el riesgo de perder esa esencia. No olvidemos que el surf viene de unas culturas tribales donde la evolución de la gente en las olas ha echo que se vieran capaces de surfear verdaderos monstruos para aquella época y medios. No olvidemos tampoco que esa gente entraba sin invento y sin soporte de agua de motos, chalecos etc. para su cultura esto era casi una experiencia mística. ¿Dónde queda todo eso ahora?

Está claro que las olas suponen un motor para ti. Pero sé que también está el arte. Háblanos cómo y cuándo surge ese gusanillo y en qué medida forma parte de ti
El arte siempre ha formado parte de mi vida. Quizás por una forma de carácter, siempre me ha gustado expresar a los demás mis ideas de una manera plástica a través del dibujo y,, sobre todo, la pintura. Me resulta de suma facilidad trabajar en este terreno, con lo cual para mí es como caminar: podría decir que puedo expresar casi cualquier cosa  construyendo una imagen.
El arte es para mí lo mismo que el surf, una forma de expresión y un ejercicio de libertad.

Me pongo frente a uno de tus cuadros y me llueven hostias, tío. Son perturbadores, oscuros, inquietantes... Gritan e incluso, a veces, duelen.


¿Qué es lo que más te inspira y, si hay una pauta en tu obra, de cuál se trata?
Lo que más me inspira es la condición humana. Hay algo dentro de cada individuo que resulta perturbador, oscuro… Eso es lo que me gusta representar, lo que nadie quiere mostrar o ver, pero que todos sabemos que está ahí. 
Socialmente nos han adiestrado a no sacar nuestros miedos, traumas o desviaciones, ya sean emocionales o físicas, por considerarse fuera de la norma, fuera de la cadena simbólica de lo socialmente aceptable. Esto es una ley no escrita pero respetada por casi todo el mundo, independientemente del género, raza, cultura o sociedad a la que pertenezcas. 
Diría que existe un pequeño grupo de gente que estaría fuera de esa norma y que son, por un lado, la gente que no participa de las reglas del juego social, como por ejemplo los asesinos o delincuentes. Y por otro lado la gente con taras mentales, que van por libre con sus reglas y los artistas. Todos ellos tienen en común una cosa, y es que ejercen sus libertades y convicciones desde un punto de vista interno personal y ajeno a la idea de grupo. Van por libre.


Siempre te has inclinado por la pintura, ¿verdad? ¿Te sientes especialmente atraído por alguna otra modalidad? ¿Te interesa más la técnica o el mensaje? 
La técnica es un medio para un fin que es el mensaje.

No soy un artista que desarrolle una técnica muy excesiva y virtuosa, más bien me gusta que el trabajo sea rápido y muy intenso, con lo cual fuerzo mucho la tensión entre el material y la forma de tratarlo. Con ello, mis piezas tienen un carácter muy rudo y primitivo. No son nada relamidas.

Las últimas pintura de gran formato que he realizado han sido pintadas con sangre de cerdo, un material super jodido de trabajar (debido a que se coagula y las capas nunca son uniformes) así que dependes totalmente de la destreza y rapidez para pintar con ella. La usé porque me parecía una idea de simbología muy precisa de la historia de la pintura. De hecho, las primeras pinturas de la historia de la humanidad se han realizado, entre otras cosas, con sangre. 
La idea de hacerlo con sangre de cerdo es debido a que los humanos utilizamos a este animal en casi su totalidad para fines alimenticios y de salud. Además, siempre ha sido un animal denostado y el mero hecho de que alguien te llame cerdo es un insulto. 
Curiosamente está demostrado que estos animales no son tan sucios y además son muy inteligentes, con una capacidad emocional abrumadora y una cadena genética casi idéntica a la nuestra. Para mí, el hecho de que suceda esta paradoja, hace realmente atractiva la idea de jugar con ese doble sentido en el mensaje de mis pinturas.

¿Alguna influencia o nombre en especial? Ya sea en el arte o en el surf. Ya puestos...
Arte: artistas ingleses de la YOUNG BRITISH ART (movimiento generado por el magnate del petróleo y publicidad SAATCHI en los años 90 en Inglaterra). Pintores como Peter Doig o Daniel Richter, de la corriente alemana e hijos de la pintura de los 80's de los hermanos Ohelen o Martin Kippenberger. También la onda californiana de los 70´s y 80´s como Paul McCarthy , Jason Roadhes o Mike Kelley,  entre otros… Clásicos salvajes como Goya o Caravaggio me parecen atemporales y brutales…


Surf: Chippa Wilson, Torren Martin, Ashey Pacey, Grant Twiggy Baker, Shane Dorian y muchos más pero Dane Reynolds es Dios. Un tío capaz de improvisar lo inexplicable. Inspiración en estado puro.

Aprovechando este paralelismo entre ambas, ¿cómo te resulta el panorama surfero y artístico que te rodea? ¿Bostezas o aún hay cosas con las que flipar?
Bueno… Hay de todo. 
Por lo general soy un poco crítico con el mundillo del arte/surf porque veo que la mayoría de los trabajos de creación por parte de este tipo de gente son muy efectistas y de poco calado artístico. En un 90% de los casos no me interesa el tipo de trabajo realizado: son formulas estereotipadas que sirven a un público determinado y donde realmente el arte no estimado muy en serio, sólo como un lenguaje plástico, sin más. Siempre hay cosas que te pueden gustar más como es el caso de Ashley Bickerton, por ejemplo, un tío que hace arte en serio. Pero por lo general no veo mucha cosa de gran calado.
Desde luego que ni Ozzy Wright ni Templeton me van a enseñar nada de arte de verdad.

Otra movida que me interesa saber es cómo te enfrentas a la hora de hacer un cuadro.

 

¿Improvisas? ¿Lo tienes todo atado? ¿Nace de una sensación o es la sensación la que se va desarrollando según pintas?
Es todo mental. Empiezo a trabajar sobre una superficie y lo que surja. A veces parto de una idea como excusa pero se va desarrollando hacia donde quiere, sin control. 
La idea mental es la de un paisaje psicológico permanente e inagotable, con infinidad de personajes y narrativas. La consumación de la obra sale de manera natural e instintiva, todo tiene que concluirse en individualidad. La idea de conjunto es ilimitada, pero como vivimos en un mundo de representación tenemos la necesidad de crear objetos (en mi caso de arte) para ir dando forma a las ideas, los conceptos…

Y por si fuera poco vas y sacas tu propia marca que, tócate los cojones, se llama 'Miedo a las olas'. Emmm, ¿por qué?
Realmente la idea de la marca nace de mi gusto por la moda, el arte y el diseño. Siempre me gustaron las marcas y tendencias algo extravagantes y llamativas en su contenido y mensaje. Cuando me senté en una mesa a pensar en ello y crear una marca de ropa me di cuenta de que tenía que ser algo con lo que yo me identificara y me sirviera de proyección personal hacia otra cosa diferente de la pintura. 
Por aquella época yo me estaba recuperando de esa lesión de rodillas que te comentaba y mi cabeza luchaba por salir adelante. 
La cuestión es que cuando aquello sucedió y me hice tanto daño, algo en mi cabeza empezó a cambiar. Mi mentalidad estaba fuerte pero el principio de realidad me había puesto en una tesitura de superación y desafío. Cada persona se enfrenta a sus temores de una manera diferente a la de los demás y en mi caso lo proyecté hacia el nombre de la marca como un mensaje negativo (en principio), de cautela, pero siempre desde la óptica un poco cínica del doble sentido y la simbología de la mentira como elemento principal.


Vivimos un periodo donde todo se concentra en ser más fuertes, más rápidos, pillar olas más grandes… Ésto fomenta que, en nuestra sociedad, el echo de tener miedo y límites esté mal visto. Parece que no se puede tener miedo ni mostrar debilidad, y yo creo que eso nos hace más grandes. En mi caso, por ejemplo, la construcción de esta marca es una terapia  y me ayuda a superar cosas del pasado y convertirme en alguien más pleno e integro.


Uno de los principales objetivos de la marca es hacer que la gente se sienta partícipe de ella y sientan que están instaurados en algo donde se sienten a gusto y además les crea imagen. Si conseguimos hacer sentir eso, el éxito está asegurado.

¿Cómo nace el proyecto y en qué punto se encuentra?
El proyecto nace de lo que antes comentaba, un interés por la moda y una situación de superación personal. 
La marca tiene su esencia en el surf, el arte y la música y nuestro objetivo es intentar llegar al máximo de gente posible. Para ello utilizaremos plataformas de extensión, que irán desde la venta online en internet, como la organización de eventos, festivales, fiestas etc… De hecho nuestros embajadores de marca serán gente muy vinculada a los tres conceptos: surf, música y arte. 
La idea es que la marca se comporte como un organismo que crezca, se desarrolle y se reproduzca hacia donde tenga que ir. La imagen estará muy cuidada y desde luego que los movimientos de la misma serán cuidadosos y estudiados. Queremos ofrecer un producto de calidad a un precio asequible y generar identidad. Consideramos que la gente que lleva el producto de 'MIEDO A LAS OLAS' forme parte de la familia, de hecho tenemos pensadas muchas activaciones de marca para que la gente interactúe y cree sus propios contenidos en redes. Así saldremos todos beneficiados de dicha participación.
Es un ente ramificado y complejo.

Por cierto Soto, te estoy haciendo escribir de cojones y no sé hasta qué punto habrá alguien que se detenga a leer todo ésto. A esta puta web no le debe de hacer caso ni Dios.
¿Qué opinión te mere a ti que en estos tiempos de 'fast food' y 'fast todo' a alguien le dé por perder el tiempo con una cosa como R_666?

La idea de autigestionarse y gastar energía en hacer algo, así demuestra que la gente que está por detrás de ello es gente con inquietudes, inconformista y lo más importante: gente con la suficiente seguridad en sí misma como para hacer y decir algo que a los demás les pueda interesar (o no) pero igualmente lo hace.
Eso, en estos tiempos de gente sin opinión, acomodada y que sólo tiene huevos para ser valiente dando opiniones desde detrás de una pantalla de ordenador, es un acto de revolución
.

¿Algún proyecto futuro que desvelar? 
A parte de lo de la marca de 'MIEDO A LAS OLAS', estoy trabajando de asistente para el artista Sergio Prego, un chico del Pais Vasco que reside en Nueva York y que este año ha sido seleccionado para ser representante del pabellón español en la Bienal de Venecia (abril del 2.019), aparte de otro proyecto (también con él) en enero en Palma de Mallorca. 
En cuanto a mi arte, decir que tengo una exposición cerrada en una galería de Barcelona para Mayo y estoy pendiente de cerrar otra exposición en Bali (en la sede de Deus Ex Machina), así que se prevee un año próximo muy movidito jajajaja.

¡Viajemos en el tiempo 10 años! ¿Dónde/Cómo te gustaría imaginarte a Javier Soto? ¿Y a sus cuadros? ¿Y a 'Miedo a las olas?
Me gustaría seguir haciendo lo mismo que ahora, que es lo que realmente me hace feliz y por supuesto seguir surfeando
Lo de la marca es una incognita, pero espero que sea algo que vaya cogiendo entereza y se convierta en un proyecto afianzado, así que en diez años debería haber un festival de música bien asentado así como nos cuantos eventos de gran calado vinculados al arte, la moda y la musica… ¡¡¡Y mucha gente llevando 'MIEDO A LAS OLAS'!!!! Jajajaja.

¿Últimas palabras?
Un gran placer que te interesaras en perder el tiempo conmigo. Ha sido un verdadero placer, un orgullo de ser contenido de R_666.

¡De verdad, placer grande, cabrón! Espero verte pronto en el agua, en el bar o en una galería. Eso sí, con mucho más de qué hablar y sin miedo a hacerlo libremente, como por amor al arte ;)