R_666  STUFF

R_666 Crew  /  Víctor González

SURFING PHOTO / TRAVEL / SURFER RULE / 3SESENTA / PHOTO BOOK...

Víctor González is a lifetime favourite 'cause I grew up looking at his picts in Surfer Rule, 3sesenta, Surfeurope and many more mags.

He is a real master of the surfing photo in Europe and very experienced in the difficult art of capturing barrels across the entire world.  But his work is soooo extense and it goes way beyond than surf trips. For this reason I wanted to drink a coffee with him and listen his history from his own mouth.

Now I'd like you do the same_

Víctor González es uno de mis favoritos de siempre. De hecho viendo -y soñando con- sus fotos impresas en Surfer Rule, 3sesenta, Surfeurope...

Víctor es una auténtica leyenda de la foto de surf en Europa. Tiene un singular dominio en el noble arte de capturar barrels desde el agua pero si trabajo va mucho más allá del surf.

Es más, su forma de fotografiar y su amplitud de miras es tannnnnnn amplia, que decidí tomarme un café con él para que nos contara de primera mano su historia.

Creo que tú deberías hacer lo mismo_

 

VICTOR GONZALEZ

R_666

CREW  

Víctorrrrrrrrrrrr ¿Cómo vas, man? Toda esta movida te está pillando en Maldivas, ¿no?

¡Estamos todos bien! Sin contagios, pero un poco desesperados de dar vueltas y vueltas por el pasillo.

Jajaja. ¡Ya te digo! Oye, me imagino que en un momento como este, en el que no se puede viajar o entrar al agua y, por tanto, es más difícil generar nuevo contenido, a vosotros -3sesenta- os afecte especialmente. ¿Tenéis alguna idea en mente a la hora de afrontar esta ‘sequía’?

Aquí en Maldivas la situación está algo más tranquila que en otros lugares, al ser pequeñas islas es más fácil de parar la expansión del virus. Pero evidentemente ha parado todo el turismo, principal fuente de ingresos del país, así que en ese aspecto bastante mal.

Yo andaba haciendo fotos en Natural Surf House, un surfcamp situado en Himmafushi, por lo que de momento estoy "atrapado" en el paraíso, jeje.

Pandemias aparte, supongo que la mayoría de mi generación ha crecido con tus reports de Surfer Rule o 3sesenta. Unos reports en los que siempre pusiste especial énfasis en el factor humano como recurso esencial a la hora de transmitir la esencia de tu experiencia.
¿De dónde proviene este interés casi antropológico?

Pues has dado justo en el clavo, me encanta la antropología y leo bastante sobre la materia. Me intriga el ser humano, como individuo y como especie. No sé si será por eso o no, pero siempre he intentado que los reportajes fueran más allá de las olas del lugar. Quería que mostraran como era cada sitio, quiénes vivían en él y de qué manera, intentando hacerlo de un modo artístico y visual. Llevo toda la vida ligado al mar y a las olas, pero adoro viajar, por eso quería poner énfasis en mostrar el otro lado que, al menos a mí, me ha aportado el surf; conocer otras culturas. No era una tarea fácil encajar todo eso en un reportaje de surf, pero creo que al final la gente agradecía ver algo más que olas y maniobras

También he sido siempre un apasionado del fotoperiodismo y supongo que eso influye en mi fotografía. Me gusta captar el lado más personal del surfista, más allá de sus tubos, giros y aéreos.

@VICTORGONZALEZFOTO

PORTRAIT > LUCAS TOZZI

Otro de tus puntos fuertes es la fotografía desde el agua. Nada fácil tampoco, que digamos. Lugareños con lenguas extrañas, La Graviere asesina… Se ve que te sientes cómodo en los medios que ofrecen menos confort ;)

Sinceramente, la foto acuática me ha llenado menos que otros tipos de fotografía en el sentido más creativo, pero a la vez me ha divertido mucho el estar ahí en el meollo. Ha sido como otro deporte que me ha permitido estar dentro de tubos en los que con la tabla nunca hubiera sido capaz, tener subidones de adrenalina mientras capto un instante a toda velocidad.

Me encanta la foto acuática, hay imágenes realmente impresionantes que además tienen mucho mérito (puedes comer mucho, mucho al hacerlas), aunque admito que un artículo con sólo fotos de agua me suele aburrir.

Yendo a la raíz de todo esto, ¿de dónde surge tu gusto por la fotografía y cómo es ese salto del aficionado al profesional?

Empecé a estudiar fotografía de bien jovencito, con quince años. Entonces estaba muy obsesionado con las olas, quería recorrer el mundo y la fotografía se estaba convirtiendo en mi otra gran pasión, por lo que pronto comencé a luchar para aunar todo ello en un sólo oficio.
Los inicios no fueron fáciles en absoluto. Provengo de un pueblo de Castellón, una zona del Mediterráneo en la que por aquel entonces podías contar con los dedos de las manos a los que surfeábamos, de hecho me pase bastantes inviernos pillando olas solo. El boom del surf aún no había llegado y por el Mediterráneo era algo completamente desconocido para la mayoría de gente. Recuerdo que cuando decía que pillaba olas, la gente flipaba, pero ya cuando explicaba que quería hacer fotografía de surf, muchos se reían de mí.
Hasta los 18 años no vi otro mar que no fuera el Mediterráneo, así que no tenía ningún tipo de contacto dentro del mundillo, ni en las revistas ni a nivel surfistas relevantes. No había redes sociales con las que contactar con este o aquel medio o surfista, por lo que fui creando algo de portfolio y un lluvioso día de enero del 2002 o 2003, me planté en las oficinas de Surfer Rule, la revista más importante a nivel nacional, con un puñado de diapositivas. A Fernando Muñoz, leyenda viva en este mundillo y foto editor de la revista, le gustó alguna de mis fotos y me fue publicando poco a poco. A los meses tuve mi primer reportaje, a la de un año mi primera portada y a los dos años me contrataron como primer fotógrafo staff.r

                                              Luego llega el ‘boom’ y a tomar por culo todo.

                                              Revistas chapando, gente perdiendo sponsors, recortes…

                                              Nueva etapa. Nuevo cambio.
                                              ¿Cómo te adaptaste tú a ese nuevo ciclo?

Es curioso que en el momento de la historia en el que más surfistas y más surf hay en todo y en todas partes, y en el momento en el que más fotos se hacen y se usan, sea también el momento en el que es más difícil vivir del surf, de la fotografía y de el conjunto de ambas cosas.
En fotografía, hoy en día vale más tener 100.000 seguidores en Instagram que hacer buenas fotos. Y no es algo que critique, es lo que hay y hay que adaptarse, pero es una realidad.

Recuerdo cuando fui a una galería de arte de Barcelona dedicada a la fotografía,  por recomendación de alguien del sector, y una de las primeras preguntas que me hizo el director, antes incluso de ver mi libro o mis fotos, fue que cuántos seguidores tenía en Instagram, porque era a partir de 25.000 cuando se te empezaba a tener en cuenta. Así, tal como suena. Me quedé helado.


Personalmente no sé si me he adaptado bien o mal a esta nueva era. Es lo que es y hay que aceptarlo, con sus partes positivas y negativas. Desde luego sí es mucho más austero y complicado... pero a la vez me he sentido más liberado para hacer más lo que me dé la gana en mi fotografía, sea surf, sean retratos y desnudos, sea fotoperidosmo, sea algo más artístico y psicodélico.

CLICK THE GALLERY TO PASS / TO FULL SIZE VIEW

Además de este cambio, me gustaría saber qué opinas tú acerca de cómo los medios se han ido adaptando –tanto a nivel de soporte como de tratamiento del contenido- tras la irrupción masiva de las Redes Sociales, Instragram… A causa de las cuales prima lo inmediato por encima de la elaboración más atemporal.

Tengo claro que se ha desvirtuado un poco todo.

Antes veíamos un tubazo en Teahupoo a doble página y prácticamente nos estudiábamos la foto, la comentábamos con los colegas y la volvías a mirar al poco tiempo. Ahora la miras 3 segundos, le das 'like' y pasas a ver qué ha desayunado tu modelo favorita.

Repito, no digo que esto sea mejor o peor, pero es una realidad.


Hay tanta información visual que ya no impresiona tanto un tubo en Pipe de 4m, en Mundaka de 3 o en la ola de tu pueblo, o esa sensación me da a mí. Y cuando sí impresiona, lo que dura es efímero. Pronto pasas a otra cosa.

Pero a la vez, las RRSS pueden permitirte llegara mucha gente y a la vez conocer a grandes artistas. Gracias a ellas he llegado a algunos fotógrafos que ahora forman parte de mis favoritos. Y ver cada día auténticas maravillas en forma de fotografía, creadas por gente de rincones de todo el planeta, es un lujo que hay que reconocer.
Sin embargo, yo sí sigo creyendo en esa elaboración atemporal. Cuando tienes en tus manos físicamente una de esas fotos, que incluso posiblemente ya hayas visto en la red, impresa en buen papel y con un diseño cuidado, te incita a observar con más detalle y volver a ella una y otra vez. Creo que el papel sigue vivo, pero en un concepto diferente a la anterior etapa.

Algunos medios sí han sabido adaptarse a todo esto, haciendo una buena mezcla entre contenido impreso y virtual, pero pocos han sobrevido a todo este cambio. Las marcas apenas invierten en los medios y eso se nota. Al no haber presupuesto incluso muchos fotógrafos prefieren publicar en RRSS y ganar en seguidores y 'likes' (y tal vez gracias a ello conseguir trabajos directos para marcas a través de los surfistas) que mandarlas a las revistas impresas que les van a pagar una miseria.

Pese a todo, casi de forma romántica, tú sigues apostando por el tacto del papel y sacas adelante varios libros: ‘The Solitude Of Beauty’ y ‘Más que mar’, que efectivamente ahondan en la mirada de un fotógrafo que ve más allá del salitre y las olas.
Háblanos un poco acerca de la experiencia de editar un libro y, ante todo, lo que tratas de transmitir a través de ellos.

                                                                                                        Lo has descrito perfectamente, de                                                                                                              forma casi romántica.

                                                                                                        Editar libros es sin lugar a duda algo                                                                                                          de lo que más me ha llenado en toda                                                                                                          mi vida.

                                                                                                        Todo el proceso de hacer las fotos,                                                                                                            seleccionarlas, el diseño, la elección                                                                                                          del papel, las pruebas...

                                                                                                        Es apasionante.

Desde luego que en mi caso han sido proyectos por amor al arte, en el sentido literal de la expresión, ya que económicamente es muy difícil sacarle un mínimo de partido hoy en día y en este país. Si no acabas en perdidas puedes darte por satisfecho.
En 'Más que Mar' busqué mostrar la parte trasera de los viajes que gracias al surf hice durante 10 años. Viajar siempre ha sido lo que más me gusta en este mundo (junto a mis perros y algunas personas), y me di cuenta de que en muchas ocasiones los surfistas van hasta el otro lado del planeta pero no ven más allá de las olas y el alojamiento en el que estén. Por eso quería enseñar ese otro lado de aquellos viajes, adentrar más en las culturas, paísajes y personas que había conocido, pero sin dejar de lado las olas, que al fin y al cabo eran lo que me había llevado allí.
'The Solitude of Beauty' es un proyecto mucho más personal, mi pequeña delicatessen. Es un libro con fotos en blanco y negro en el que abordo la fotografía de viaje desde un punto más artístico. En él profundizo en la soledad, la belleza y el frío de los países del norte de Europa, pero en sus fotos también hay mucho de mi estado de ánimo y la situación en la que me encontraba en ese momento.

Precisamente, volviendo a tu mirada... Entro en tu Instagram y no advierto a un fotógrafo de surf sino, más bien, un compendio de la peña de Magnum.

¿Qué es lo que realmente te cautiva a la hora de disparar una foto? ¿Algún nombre que te haya servido de especial inspiración?

Yo creo que más allá de las fotos bonitas, hay fotos que transmiten algo y otras que no tanto. En un momento dado, una foto de un atardecer puede ser preciosa pero transmitir mucho menos que una foto de un momento cotidiano sin mayor importancia, pero captado con una mirada especial, con una composición diferente, con "un algo" que a veces es difícil de explicar. Por lo tanto, para mí la composición, esa mirada, es una parte muy importante a la hora de hacer una foto. Conseguir captar un instante y hacerlo de manera que esa foto te lleve a ese lugar y momento o que te haga sentir algo al verla, eso es lo que más me cautiva.


Nombres, muchos desde mis inicios. Recuerdo mi infancia regada con fotos de surf de manos de los grandes F. Muñoz y Willy Uribe, con los que además he tenido la suerte de labrar una amistad. También recuerdo como D. Hump irrumpió en el mundo de la fotografía de surf dando otro punto de vista y lo cambió todo en aquel entonces. Pero también he seguido a fotoperiodistas tan crudos como James Natchwey o tan explícitos como el mítico (y ahora polémico) McCurry. Hoy en día, gracias a las RRSS, he encontrado muchos nuevos nombres y algunos de ellos con un trabajo que me apasiona, como el de Renato D´Agostin o Matthew Johnson.

Hemos hablado de revistas, libros, refinamiento fotográfico…

¿Crees que hay una audiencia suficientemente sólida como para sostener este tipo de contenido que incita a leer, reflexionar y mirar, en lugar de ese otro destinado al vistazo rápido de la postal o el titular -evidentes y obvios-?

¿Queda aún sitio para los románticos? Jajajaja.

Pienso que sí.

A veces dudo un poco al ver cómo parece que ahora nada dura más de 5 segundos, pero sin embargo hay un renacer del papel de un modo más poético y elaborado.

Se cuida mucho más el contenido y la forma de presentarlo, ya no con una publicación cada mes que acaba tirada en el asiento trasero de tu coche, sino algo pensado para el coleccionismo.

Creo, o quiero creer, que todavía hay sitio para los románticos, sí. No somos pocos, jajaja.

Sea como sea, en R_666 tú siempre vas a tener todo el sitio que quieras. Así que no dejes de enviarnos fotos, historias, pensamientos… No dejes de impregnarnos de vida.

 

 

 

GRACIAS VÍCTOR


Muchísimas gracias a ti por tener siempre entre manos proyectos interesantes y fuera de la norma, y por supuesto

por haber contado conmigo.

¡Gracias!

R_666

@VICTORGONZALEZFOTO

_RAL4066alex-gironi666